Jesús Marchamalo y Belén Rubiano, en el CLV

El Club de Lectura Viva arranca este viernes, 4 de octubre, a las 20:00 en la Biblioteca Santa Ana de Badajoz. Jesús Marchamalo y Belén Rubiano conversarán sobre sus respectivas obras «Me acuerdo», recién publicada en la editorial Papeles Mínimos, y «Rialto, 11: Naufragio y pecios de una librería», editada por Libros del Asteroide.

Dice Felipe Benítez Reyes en el prólogo de «Me acuerdo», que el libro de su amigo Jesús Marchamalo «tiene algo de regalo hecho de tiempo», pues nos devuelve imágenes de nuestra propia infancia. Y es curioso cómo esa balsa de agua que es la infancia, con los años, se va extendiendo y anega terrenos propios de una niñez más madura, y hasta de un adolescencia temprana, porque si algo convierte un recuerdo en infantil es el vernos chicos a través del ojo de la cerradura de la memoria. Y cuanto más viejos somos más chicos nos vemos en las fotos de ayer. 

El reloj de Marchamalo, sin pintar.

Por eso sus meacuerdos —textos brevísimos, de apenas un par de líneas: «Me acuerdo de que, de pequeño, me pintaban relojes en la muñeca con un bolígrafo»; «Me acuerdo de que los locos siempre creían que eran Napoleón».— y los míos, aunque a nuestras respectivas infancias las separen tres lustros, forman meandros de tanto en tanto. Y cada desborde de mi cuenca es, efectivamente, un regalo hecho del tiempo que regresa, como vuelve el agua al cauce seco que la contuvo.

Sostiene Belén Rubiano, antes de poner en marcha la máquina de la memoria y contarnos la historia de la librería que abrió y cerró en la plaza sevillana de Rialto, que «se anhela lo que nunca se ha tenido, y se añora lo que se tuvo y se perdió». Marchamalo le contesta: 

—Y tanto: ha podido haber otro libro tan extenso como éste, de meacuerdos que he olvidado. Pero, ocurre con los meacuerdos que son como las cerezas, que se enganchan unos con otros y es difícil parar.

—¡Y hay tanta buena suerte en todos los rincones del verbo añorar —completa Belén—, que si la juventud no está para arruinarte por pagar su uso, no sé para qué otra cosa puede valer!

Foto: Libros del Asteroide

Como se puede comprobar, el diálogo entre ambos comenzó hace tiempo, aunque aún no se hayan visto ni hablado. Librerías y memoria; Belén Rubiano y Jesús Marchamalo; «Rialto, 11» y «Me acuerdo». Fueron sus libros los que iniciaron, cada uno desde su estante, un debate destinado a habitar solo en la mente de sus lectores y que, excepcionalmente, irrepetiblemente, habitará también el próximo viernes, 4 de octubre a las 20:00, la Biblioteca Santa Ana de Badajoz.

Te esperamos.

Miguel Ángel Carmona del Barco. Director del CELARD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s